domingo, 26 de febrero de 2017

No esperes más




NO ESPERES MÁS

Son ya siete soles, seis lunas
esperando frente al portal:
rellenaste los formularios,
has verificado el lugar.
Con el corazón en un puño,
la esperanza en otro está.
Y del otro lado una fila
de la cual no ves el final.

Oyes de repente unas risas,
son de adentro, insistes: ¡din-don!,
y súbitamente silencio,
puede que una respiración.
Ya no esperes más, vida mía,
no abrirá ni el Mago de Oz;
busca en esta noche otra vía
sin certezas, con emoción.

Se te acercará un agente,
no sabrás de qué institución,
te sugerirá entre dientes
que abandones el callejón;
tú te negarás y su puño
al revólver se agarrará;
su colega le dirá algo
al oído y se marcharán.

Oyes de repente unas risas,
son de adentro, insistes: ¡toc-toc!,
y súbitamente silencio,
puede que una respiración.
Ya no esperes más, vida mía,
no abrirá ni el Mago de Oz;
busca en esta noche otra vía
sin certezas, con emoción.

Y cuando al final ya te marchas
se oye chirriar el portal,
giras despertando, algo triste
y un portazo vuelve a cerrar.
Ya no esperas más, vida mía,
bajo la tormenta y el sol;
buscas en la noche otro día
sin certezas, con emoción.

© Letra y música: David Luis.
Interpretada y grabada por David Luis en Alicante, en enero de 2017.


domingo, 1 de mayo de 2016

Al cantarte, mamá


Llega impuntual y pronto tu canción,
el setenta y siete la empecé al llorar
sin dejar ni un solo día de ensayar
y no encontré aún el modo en el que poder cantar
para ti.

Surcan desde entonces nuestro corazón
dos agujas tras la esfera de cristal
que se empaña a veces, es un ventanal,
nos reflejamos; vemos nuestras vidas venir, marchar…
al compás, al compás…

Llego pronto y tarde, pero bueno, así
traeré conmigo nuevas que querrás oír,
cuanto más me alejo más cercano a ti,
nos parecemos tanto y aún no sé qué decir, mamá.

Si aquel niño fuera pintaría un sol,
con un verso hoy te pinto un corazón,
tu paisaje pronto quiero terminar,
se arrugarán las hojas al quererte abrazar…
da igual, nos da igual.

Pero al mismo tiempo me encontré un color
que me ayuda un poco a tararear.
Que te quiero mucho te intenté cantar,
por eso fue, mamá, que he tardado un poco más…
en pintar y pintar…

Llego pronto y tarde, pero bueno, así...

Ahora ya comprendo que al cantarte, mamá,
sobrarán las palabras y también faltarán,
que es mayor que nuestras vidas nuestro amor,
no puedo ya empezar ni acabar tu canción.

© Letra y música: David Luis.
Interpretada y grabada por David Luis en Alicante, en el mes de abril de 2016.

viernes, 1 de abril de 2016

Como nada tenía en sus manos...


Como nada tenía en sus manos,
pájaros hermosos anidaban en ellas
y dejaban canciones extrañas
que el aire se llevaba
en hilos que destejía
delicadamente
con calor maternal y universal
de la tarde.

David Luis.

De noche, negras luces...


De noche, negras luces
pintan días durmientes
de su color auténtico.
Que quede al salir el sol
un ademán de recuerdo,
una intuición,
un sentido,
un deseo.

David Luis.